ESTÁ BIEN SENTIRSE VULNERABLE




Te cuento que a mi también me está pegando esto de la contingencia y eso que desde hace tiempo tenía la bendición de trabajar desde casa y eso que siempre he sido alguien tan hogareño que disfruta más de ver películas que de salir de fiesta, aunque sí disfrutaba mucho de mis saliditas al cine, a por un cafecito o a reuniones con mis amigas y amigos.


Había dicho que mis espacios cibernéticos iban a ser libres de dicho virus, bueno, del tema, pero no lo puedo evitar, la escritura siempre ha sido mi modo de expresión y comencé estos espacios para compartir lo que me gusta, lo que me apasiona, me motiva y no puedo evitar ser un poco transparente con estas cosas, porque quizá a alguien le sirva y resalto eso último porque ha sido la motivación de todos los proyectos que he iniciado.


Hoy no amanecí del mejor humor, me sentí abrumada, un poco desesperada, tenía un hueco en el estómago, así que, podía seguir de malas y arruinar mi día o hacer algo productivo, así que, me puse a limpiar, barrí, sacudí, di una trapeada y al final "quemé" toda esa energía negativa.


También he pasado por todas esas etapas de las que hablaba en el video: me enteré del virus, dudé que esto pudiera llegar tan fácil a México, he tenido miedo más de lo que me gustaría admitir, de hecho me la he pasado entre este y la tristeza, es normal, estamos ante algo desconocido que nos está estrujando a todos, sin embargo, lo que me consuela es pensar en que todo pasará, ¿cuántas veces hemos estado en una situación que consideramos difícil y terminamos pasando triunfantes el trago amargo?... ahora es igual, todo esto también pasará, quizá no tan pronto como lo desearíamos, pero sí más rápido de lo que imaginas. Nada es para siempre, todo mejora, todo pasa.




Es normal tener días difíciles, vaya que los he tenido, tal como dice en el video que hice (si no lo has visto da clic aquí para verlo) es normal tener retrocesos, las etapas están llenas de saltos, pero nunca retrocedes del todo, siempre hay un avance. Para mejorar los días difíciles he aprendido a hacer una pausa en las actividades, a exigirme menos, he aprendido a analizarme más e incluso he recurrido a esas actividades que me ayudan a calmar la mente tal como: limpiar, ordenar, hacer actividades que requieren concentración pero son algo repetitivas, tales como hacer bastilla, colorear, etc. Encuentra que es eso que te ayuda a calmar la mente y hazlo e incluso aprecia este tiempo que se te está dando de una forma u otra.


No fue de una manera ideal, pero la queja recurrente es "no tengo tiempo", "no tengo tiempo para comer mejor", "no tengo tiempo para meditar", "no tengo tiempo para hacer ejercicio", "no tengo tiempo para escribir", "no tengo tiempo para planear algo mejor", "no tengo tiempo para estar con la familia o con mi pareja", "no tengo tiempo para descansar", ahora de algún modo nos están dando tiempo, podemos planear, podemos analizar, podemos pensar, podemos descansar. Si eres afortunada de poder hacerlo ¡aprovecha! es de alguna manera una especie de regalo extraño.





Se avecinan tiempos difíciles, tal vez, pero entre todos podremos salir adelante, hay que tener calma, ser resilientes, pacientes, solidarios y agradecidos, así podremos salir adelante. Siempre hemos podido.


Mi abuelo le decía a mi abuela cuando pasaban por un apuro: Dios no nos deja, no deja morir de hambre a los pajaritos que no trabajan, a nosotros menos.

Tengamos la fe de mi abuelo (tengan fe en lo que ustedes quieran, Dios, la ciencia, la vida, el universo, lo que sea), confíen en que podremos hacer lo mejor después de que esto pase, ahora lo mejor que podemos es estar encerrados en la medida de lo posible, ayudar a quien podamos, lavarnos las manos, tomar distancia, soltar el control, alimentarnos bien, reconocer el esfuerzo de los demás y comenzar a pensar qué es lo que vamos a aprender con todo esto y qué es lo que podremos aportar para mejorar la situación.


Y no olvides agradecer siempre, por la salud, por las bendiciones que tienes, por la comida, por el trabajo, por la familia. Siempre hay algo por lo cual agradecer.






2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo