DESAPARECIÓ



La encontraron sin vida. Ver esa noticia me impactó, se me apachurró el corazón, noticias así siempre me estrujan el alma y me llenan de impotencia, de rabia.


No, no la conocía, vamos que ni siquiera me di cuenta de que desapareció, no teníamos a nadie en común y con las compartidas de Facebook apenas llegó a mí la noticia pero con la actualización de que la habían encontrado sin vida, haberme enterado de ella antes quizá no habría hecho la diferencia, no habría podido aportar algo que le salvara la vida.


Se siente feo.





En la foto que compartían de ella se veía llena de luz, de alegría, sonreía y tenía un estilo que sin duda llamaba la atención.


Sí, usaba ropa ligera; sí, tenía tatuajes; sí, tenía un peinado extravagante (genial, para mi gusto) y todo eso no tiene nada que ver aunque como siempre hubo comentarios que hacían referencia a su aspecto ‘con esa facha que tiene’, ‘de seguro luego vuelve’ y ya saben, ese tipo de comentarios que siempre quieren dar a entender que la culpa es de las mujeres ‘por vestirse así’, ‘por andar con quien andan’, ‘por esas fachas que se cargan’, ‘por no estar en su casa’, en fin, siempre es culpa de las mujeres por exponerse a que ‘las maten’, como si fuera un pecado querer hacer cosas, salir con amigos, divertirse, estudiar, trabajar… ser libres.


Ayer desapareció y en menos de 24 dejó de existir en manos de alguna bestia cobarde que decidió que podía tomar esa vida, ni siquiera alcanzó a entrar en los protocolos de búsqueda de las autoridades, me parecen tan obsoletos a estas alturas, todo me parece obsoleto, en realidad con nadie se puede estar segura.





Estoy llena de impotencia… nada parece funcionar y aun así se molestan porque en las marchas hay destrozos ¡Carajo¡ de ningún modo escuchan, de ningún modo pasa nada, la rabia se acumula, dan ganas de quemarlo todo a ver si aunque sea el dolor se mitiga, dan ganas de quemar las casas de las ‘autoridades competentes’ a ver si así hacen algo.


Da miedo saber que puedo ser una de ellas o que alguien que quiero puede ser una de ellas… sí, de ellas, de las desaparecidas, de las que ya no volvieron, de las que ni siquiera encontraron, de las que el domingo comían con su familia y para el martes habían sido asesinadas, así, sin más.





Estoy harta de leer esas noticias, estoy harta de saber que las vidas parecen no importar, estoy harta de tener miedo, de no saber qué hacer, de pensar que tengo que huir a otro país.


Que descanse en paz ella, que descansen en paz ellas, que descansen en paz al menos, ya que no pudieron vivir en paz.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo