CUMPLE TUS PROPÓSITOS CON 10 SENCILLOS PASOS

Cuando tenía veintitantos años, mientras sonaba el reloj dando la bienvenida a un nuevo año, decidí dejar de hacer propósitos, porque en el calor de la celebración del año nuevo uno se promete mil cosas, se pone mil metas y al final las cosas no resultan como lo esperábamos o como lo planeamos en nuestra mente enfiestada. Y tal como diría mi mamá: prometer no empobrece, cumplir es lo que aniquila.


Considero que el hecho de hacer propósitos de año nuevo es algo para hacerlo de manera reflexiva; a solas, tranquilas y en un momento de total compromiso con una misma, porque a final de cuentas lo que logremos primero nos va a beneficiar a nosotras mismas y es a nosotras a quienes nos va a exigir un esfuerzo extra para ser cumplidas, decididas y disciplinadas.

Nadie tiene que enterarse de tus propósitos si no lo deseas, son tuyos, medirán tus progresos, exigirán tu trabajo personal y no son para que los demás se comparen contigo, ni para que tú te compares con otros, cada carrera de vida es personal, así que no tienes que medir tu progreso con reglas ajenas.

Por todo lo anterior decidí dejarte algunos consejos que por experiencia propia me han librado del estrés de no estar cumpliendo propósitos, de la decepción de sentir que no logré nada y me han acercado más al agradecimiento cuando me doy cuenta de que quizá todo lo que quería no pude concretarlo pero me acerqué mucho, logre mucho y aprendí mucho.

Así pues, sin más rodeo vamos a los 10 pasos de los que te hablé en el título

1.- Primero aterriza, piensa en si es real eso que te planteas, no te pongas planes demasiado elevados o irreales, quizá en un año no te vas a hacer millonaria, no tendrás una empresa trasnacional, no te convertirás en la mejor dibujante del mundo, pero sí puedes dar pasos muy concretos para ir construyendo tu riqueza, tu empresa, tu hogar, tu sueño, el que sea. Todo se empieza por un paso y todo lleva su tiempo, pero también todo se puede lograr.

2.- No lo dejes todo a la deriva, pero piensa a dónde quieres ir en el año que está por iniciar, visualiza también en dónde estás parada y busca las maneras de llegar a ese lugar, la pregunta clave es: ¿qué tengo que hacer para llegar a la meta? 3.- Ponlo en papel, aunque suena gracioso, aunque solo tengas un sueño, una meta, una obsesión... no es para que no se te olvide, es porque al ponerlo en papel lo aterrizas a algo más real, materializable y es como si hicieras un contrato contigo misma.

4.- Pon fechas o plazos, eso te hará tener un mejor control de tu avance. En papel debes poner la idea de lo que quieres lograr, lo que debes hacer para lograrlo, acomodalo por pasos, si es necesario anota cantidades de dinero que tengas que invertir, fechas en las que tengas que lograr cada paso. Por ejemplo, si lo que deseas es pagarte un viaje, anota cuánto tienes que ahorrar por semana o por mes para lograrlo, haz tus cuentas, anótalo y sé que lo lograrás. Anota también lo que debes tomar en cuenta para ese viaje: ropa por comprar, permisos por pedir, boletos por comprar y reservaciones por hacer. Todo es cuestión de planeación, así mismo, tenerlo en papel te salvará cuando te desesperes, te darás cuenta de que todo lleva un proceso y de que en realidad vas avanzando.


5.- Intenta tener todo a manera de lista o de diagrama, para que veas paso a paso lo que debes hacer, desmenuza tu meta, divídela por semana o por mes, como se te haga más fácil y así poco a poco te darás cuenta de los progresos, de las omisiones, de lo que puedes mejorar, todos esos detalles te mantendrán atenta y te acercarán a lo que tanto deseas.

6.- Los sueños se trabajan más que lograrse, tienen más de disciplina que de suerte, así que tendrás que poner mucho de tu parte, quizá no siempre será fácil, pero yo sé que lo puedes lograr y tú tienes que saberlo también. Te cuento que cuando estuve involucrada en el mundo de la realización cinematográfica me di cuenta de que no es fácil hacer una película exige mucho esfuerzo lograrla pues 90 minutos de pantalla a veces se hacen en todo un año de trabajo (o más), pero así mismo me dí cuenta de que todo se logra con determinación, con esfuerzo y con paciencia, así que, todo lo que realices hoy será un abono para lo que cosecharás mañana.

7.- Haz una lista de progresos, eso es importante, porque tienes que darte cuenta de que cada día estás más cerca de lo que deseas, quizá si tu meta se relaciona con ahorrar toma en cuenta tus gastos fijos, los lujos de los que puedes prescindir (como comprar cafecito diario, golosinas, comidas en restaurantes) y el dinero que puedes ahorrar, ve tomando en cuenta las cantidades, registra todo y evita “disponer” del dinero de tu ahorro, así tu cuenta bancaria reflejará tu esfuerzo. Y con cualquier cosa sucederá de manera similar; además es importante anotar tus progresos porque eso te ayudará a no darte por vencida.

8.- Toma en cuenta tus horarios y organízate con tiempo para lograr lo que deseas, así pues, si tu propósito es hacer ejercicio, no basta solo con suscribirte a un gym, todo empieza en la forma en que organizas tu día y te propones hacer un espacio para esa actividad, organiza toda tu rutina para que de verdad eso encaje de una manera realista aunque sea media hora pero que sea un momento holgado y sin tantas carreras, porque de otro modo lo terminarás dejando a la semana. Te recomiendo que no recortes tiempo a tus horas de sueño, mejor restarlas

de las horas de televisión o de las redes sociales.

9.- Busca todas las alternativas, considera comentarios, recomendaciones, etc. Expande tus horizontes y no caigas en poner excusas para cada solución. Si tu idea para este año es leer un libro al mes, comienza eligiendo esos libros, considera sus páginas, los costos de los libros o la manera en que los conseguirás, contabiliza el numero de páginas que tienes que leer por día, aprovecha el tiempo en las filas, en el tráfico (siempre y cuando no conduzcas tú)... en fin, desmenuza tus planes, entre más organizado esté todo habrá más posibilidades de cumplir las metas. Si quieres aprender cosas nuevas pero no tienes mucho dinero considera cursos en línea, el caso es que busques alternativas.

10.- No te obsesiones, deja espacio para los inconvenientes y todas esas cosas que no podemos controlar y que de repente se nos escapan, sé flexible, las cosas no siempre pasan como las deseamos o las planeamos, lo importante es no rendirnos. Por ejemplo: puede ser que quizá no puedas terminar de leer un libro durante un mes, pero continúa con el propósito, la idea es que lo disfrutes y si al final leíste 9 libros considera que es mejor que ninguno. Puede ser que no todos los meses puedas ahorrar mucho, pero algo habrá. A lo mejor no alcanzaste a ir a ese viaje soñado pero puedes ir a otro lugar o seguir ahorrando y acercarte más a la meta. Toda gran hazaña inicia por un paso.


Lo que quieras hacer inicia hoy, inicia a mitad de año, inicial cuando sea, lo importante es iniciar a cumplir esa meta, cualquiera que sea es tu meta, defiéndela a capa y espada. Y al respecto te comparto una frase que leí hace tiempo y que decía: en un año habrás querido iniciar hoy, ten presente que es mejor iniciar y acercarse a lo que deseas ¡desde ya! a estarse lamentando después por el tiempo que se nos fue.

Y por último recuerda: Al ponerle fecha a un sueño se convierte en meta, una meta dividida en pasos se convierte en un plan y un plan apoyado en acciones se vuelve realidad. FELIZ 2020

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo